AXIVIL
AXIVIL

Sarao Barroco

AXIVIL Castizo

PROGRAMA


 

Españoletas                                           G. Sanz

Rio de Sevilla                                       Anónimo

Romerico florido                                  Mateo Romero

Vuestra belleza señora                          Anónimo

Folías                                                    Sanz - Murcia

Esperar, sentir, morir                             J. Hidalgo

Ay que sí, ay que no                              J. Hidalgo

 

                                       ----------------------

 

Para las Indias de Clori                          J. Marín

Sepan todos que muero                          J. Marín

Canarios                                                 Gaspar Sanz

Ojos pues me desdeñais                         J. Marín

Apostemos niña que acierto                   J. Marín

Jácara                                                     Anónimo


A lo largo de la historia, en España siempre se ha dado una doble corriente en la música: Una que se integra en el devenir musical europeo (italianizado, germanizado o afrancesado, según las épocas) y otra claramente “racial”, aislada y genuina que, solo a veces, ha traspasado nuestras fronteras bajo el adjetivo de “exótico” y, casi siempre, de manera ocasional.

 

Ya en algunas obras provenientes de los cancioneros del siglo XVI  podemos advertir ese giro melódico o esa trabazón rítmica que sólo puede ser española. Aunque es en el XVII cuando abiertamente se destapa esa forma de entender la música y empiezan a verse publicaciones donde sin complejos los compositores vierten aquello que, desde niños, han oído y que tiene un carácter musicalmente tan fuerte que es imposible soslayar.

 

Hay que decir que la mayoría de esas músicas tienen origen en la danza o en la improvisación instrumental y que, en algunos casos, llega a tener un desarrollo de primer orden entre compositores de primerísima fila (recordemos los fandangos de Soler, Scarlatti o Bocherini, por ejemplo). Jácara, chaconas, fandangos, folías, seguidillas, canarios o zarabandas pasaban del pueblo a la corte o al escenario teatral con la facilidad que solo se pueden permitir las cosas indiscutibles: géneros musicales que admiten la delicadeza, la bravura, el virtuosismo, la gracia…

 

Para este trabajo hemos querido reproducir el sonido que podían tener esas músicas en el XVII por lo que utilizamos instrumentos de la época con una combinación que solo en España podría darse: violín, viola da gamba, tiple, mandola y bandurria, guitarras, castañuelas y pandereta y un sentido de la utilización de la voz que creemos que debe estar alejada del belcantismo con que actualmente se suele abordar esta música y que en la España de finales del XVIII luchó, sin conseguir vencer, con la moda italianizante que acabó imponiéndose.

Contacto:

AXIVIL

 

Dirección: Felipe Sánchez Mascuñano

Producción: Ángeles Burrel Arguis

 

For further information or translation, please send an e-mail to:

 

angelesba@telefonica.net

 

+34 91 630 4838

Síguenos en Facebook!